Pasa de disco duro rígido a disco duro sólido y aumenta la velocidad de tu ordenador

Los discos duros sólidos o SSD están de moda, pero no por razones estéticas, sino prácticas. Es decir, es una herramienta que tiene razones de peso para ser bastante deseada. Si pasas de disco duro rígido a disco sólido percibirás como aumenta la velocidad de tu ordenador de forma muy notable.

¿Qué diferencias hay de un disco duro rígido a uno sólido?

Disco duro rígido

Un disco duro rígido o disco duro mecánico es conocido también como HDD. Estas siglas pertenecen a las palabras en inglés Hard Drive Disk. Se trata de un componente de los ordenadores que se usa principalmente para almacenar datos de manera permanente. Esto quiere decir que, al apagar el ordenador, los datos no se borran como sí sucede en la memoria RAM.

Estos discos están compuestos por piezas mecánicas que utilizan el magnetismo para grabar los datos. Pueden estar compuestos por uno o varios discos rígidos, pero, en cualquier caso, todos están unidos por un mismo eje y giran a mucha velocidad dentro de una caja de metal.

En cada plato y cada una de las caras, un cabezal lee y escribe los datos sobre el o los discos. Se entiende que cuanto más finos sean estos discos, mejor será la grabación, y cuanto más rápido giren, a mayor velocidad podrán trabajar y mostrar los datos. Son bastante asequibles en cuanto a precio. Hasta hace poco tiempo, solo se trabajaba con ellos.

Disco duro sólido

A los discos duros sólidos también se les conoce como SSD. Estas siglas proceden de las palabras en inglés Solid State Drive. Estos componentes, a diferencia de los HDD, almacenan los archivos en microchips que están conectados entre sí. Precisamente por esto es que se les puede considerar como una evolución de las memorias USB.

Los discos duros sólidos también mantienen la información almacenada cuando se desconectan, solo que lo logran de una forma diferente. El truco está en el uso de memorias flash basadas en NAND que no son volátiles.

Estos discos no tienen cabezales físicos que graben los datos, pero sí procesadores integrados con los que realizan las operaciones de grabado y lectura. Éstos, a los que también se les llama controladores, son los que gestionan la manera de almacenar, recuperar y limpiar los datos del disco. Una de las cosas que hace tan eficientes a los SSD es precisamente el trabajo que realizan los controladores.

Otra cuestión interesante es que, como no dependen del giro de sus componentes, generan menor cantidad de ruido. Dicho de otra forma, son más silenciosos, aunque también más caros.

De disco duro HDD a SSD

Diferencias clave del disco duro rígido a disco duro sólido

  • El HDD es más lento que el SDD.
  • El disco duro rígido funciona de manera mecánica mientras que los discos duros sólidos lo hacen gracias a microchips interconectados.
  • El SSD funciona de manera más silenciosa y no vibra.
  • El disco duro sólido consume menos energía.
  • El disco SDD no tiene fragmentación.
  • El SDD permite el arranque del sistema operativo en apenas 7 segundos, mientras que el HDD necesita más del doble de tiempo.
  • El magnetismo con el que funciona el HDD puede provocar la eliminación de datos.

¿Qué se aprecia al pasar de un disco HDD a un SSD?

Si pasas de un disco duro rígido a disco duro sólido lo primero que vas a notar es un aumento impresionante en la velocidad con la que arranca tu sistema operativo. Mientras que con un disco duro el tiempo suele oscilar entre los 16 segundos, un SSD solo necesita 7. De hecho, es la carta de presentación de esta herramienta y la razón por la que cada vez son más demandados. Pero no es lo único que verás.

Al pasar de un disco duro rígido a uno sólido también vas a percibir que tu ordenador trabajar con muchísima fluidez. Hacer varias tareas a la vez no ralentizará tu equipo como tal vez antes sí lo hacía y cada programa se abrirá con mayor rapidez.

De la misma manera, al pasar de un disco HDD a un SDD empezarás a notar menos ruido (es probable que ni lo oigas) y también menos vibraciones, de hecho, seguramente no las habrá.

Para que te hagas una idea de la velocidad con la que estos discos transmiten datos, las cifras que maneja un HDD son de entre 50 y 150 MB/s. Las que maneja un disco duro sólido o SSD son de entre 200 y 550 MB/s. Como puedes deducir, la diferencia es notable y fácil de percibir durante el uso.

En este artículo encontrarás más información sobre los beneficios de instalar una memoria SSD.

¿Cómo pasar de un disco duro rígido a disco duro sólido?

Para poder hacer el cambio de un tipo de disco duro a otro hay que tener en cuenta varias cosas. Por un lado, está la capacidad de almacenamiento que necesites. Recuerda que, como ya te hemos comentado, estos discos son notablemente más caros que los duros.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta qué espacio ofrece tu equipo para la instalación de un SSD. Dependiendo de cuál sea tendremos que utilizar uno u otro. Y lo más importante, debes hacer una copia de seguridad para pasar tus datos de una memoria a otra.

Lo más recomendable es que acudas a un servicio técnico profesional donde tendrán en cuenta todo esto, podrán ofrecerte buenos precios, un servicio integral y, además, garantía.

En Doctor Clic podemos encargarnos de la instalación de tu disco duro sólido y del traspaso de datos para que tengas tu ordenador a punto cuando vengas a recogerlo. Si lo necesitas, también nos encargamos de realizar servicios de limpieza de malware en equipos de Apple y Windows. Son procedimientos rápidos que te ayudarán a proteger tus datos y no llevarte a tu nuevo disco nada más que lo que quieras.

Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información o acude a visitarnos a alguna de nuestras tiendas.

Servicios de interés:

Compártelo!
Necesitas asistencia informática

¿Necesita asistencia informática?

Contáctanos al +34 934 762 512

Doctor Clic