Fallo de seguridad de WhatsApp en la última actualización

Una vez más, se ha dado un problema con la seguridad de WhatsApp en la última actualización lanzada. Y decimos una vez más porque, aunque no sea algo que se comente en los medios de comunicación, sí nos estamos dando cuenta que es más común cada vez, más, de hecho, de lo que debiera.

En este caso, una publicación en Facebook ha sido la que ha hecho saltar todas las alarmas. Lo que ocurre en esta ocasión es que la vulnerabilidad, a grandes rasgos, provoca que el atacante pueda hacer una instalación de software malicioso con tan solo una llamada telefónica. Vamos a ver todos los datos con los que contamos acerca de esta noticia.

Fallo de seguridad de WhatsApp en la última actualización

Este fallo de seguridad de WhatsApp ha afectado a algunas versiones de Android, iOS, Windows Phone y Tizen. Sin embargo, y para tranquilidad de muchos usuarios, no hay demasiados afectados por esta vulnerabilidad.

Pero, como para todo problema, existe una solución sencilla. Pasa por revisar nuestra versión y actualizarla hasta la más moderna. La compañía se ha encargado de sacar rápidamente una solución en forma de nuevo update que ya está disponible.

De hecho, desde la propia firma animan a todos los usuarios a tener siempre la última versión de la aplicación. Lo ideal es permitir que se actualice de manera automática cada dispositivo. Solo así el usuario se protege de los posibles ataques preparados para comprometer la seguridad. Antes incluso de saber que esta haya podido quedar en entredicho en algún momento.

Otros detalles acerca del fallo de seguridad de WhatsApp detectado

La vulnerabilidad detectada es peligrosa ya que podría hacer que los atacantes ejecuten código malicioso de manera remota en nuestros teléfonos móviles. Esto lo hacen enviando paquetes con código dañino que se reciben al coger una de las famosas llamadas de la aplicación. Se han registrado, incluso, accesos a teléfonos cuando ni siquiera habían dado una respuesta.

Los paquetes enviados contienen lo que conocemos como spyware (programas que, tras espiar, como bien indica su nombre, permiten robar datos). Con esto pueden acceder a nuestros mensajes de Whatsapp. Pero, además, a otras aplicaciones de nuestro terminal. De ahí que consigan detalles de nuestros contactos, ubicación, mensajes de texto, correos electrónicos o llamadas telefónicas. También podrían entrar en nuestra cámara. Incluso controlar el micrófono, todo depende del tipo de software malicioso que consigan introducir en nuestro dispositivo.

Los atacantes realizan una intrusión dentro del dispositivo de manera transparente, de forma que el propio usuario no se da cuenta de que ha sido atacado. El malware introducido es capaz de borrar las llamadas entrantes de los registros internos para poder seguir trabajando de incógnito y que el usuario no pueda controlar el ataque.

De momento, se intuye que este bug puede haber tenido procedencia israelí y lleva operativo varias semanas, hasta que la compañía ha dado con una solución para solventarlo.

Para evitar el impacto de este pseudovirus en nuestros terminales es preciso que nos conectemos a nuestra tienda de aplicaciones. Desde ella, y no por medios no oficiales, actualicemos la versión del programa a la mayor brevedad.

Si te parece más sencillo, puedes acceder a la aplicación y buscar desde sus ajustes la última actualización disponible, pues también desde aquí se te da acceso a realizar el update.

Sólo de esta manera podremos aplicar las medidas de seguridad de Whatsapp disponibles en la última actualización y conseguir que nuestro dispositivo no se vea afectado y nuestra información personal esté a salvo.

 

Compártelo!