¿Cada cuánto debemos formatear un ordenador?

Un ordenador cuando está nuevo normalmente también se encontrará recién formateado, por lo que funcionará al 100% si posee todos los drivers necesarios para que cada uno de los dispositivos con los que cuenta el hardware del ordenador sean reconocidos, pero el problema viene cuando comienza a ponerse lento y de un momento a otro se reinicia. Allí, es cuando surgen las preguntas de tipo ¿sería conveniente formatear mi ordenador? O ¿cada cuánto debemos formatear un ordenador?

¿En que situaciones es conveniente formatear un ordenador?

En la frase “formatear un ordenador” quizás no se es lo suficientemente especifico con lo que de verdad conlleva este proceso, ya que cuando formateamos “el ordenador” en realidad estamos formateando el disco duro (nuestros datos).

El formateo eliminará todo el contenido que existe en el disco
para poder ocuparlo con otros datos o instalar de nuevo un sistema operativo.
Existen varias razones que te deberían hacer pensar que ya es hora de formatear un disco duro para instalar de nuevo el sistema operativo:

Cuando el sistema tarda demasiado en iniciar

Quizás ya el viejo sistema operativo, sea Windows, Linux o Mac, posea demasiados archivos temporales, en caché o archivos residuales de programas instalados con anterioridad que limitan la velocidad real que puede alcanzar tu ordenador, por lo que no queda otra opción que la de “limpiar” el sistema operativo instalándolo de nuevo.

Es normal en este punto ver como el inicio del sistema operativo puede tardar incluso de 2 a 3 minutos, cuando lo normal, en un ordenador moderno, es poder comenzar a usar el sistema operativo en menos de un minuto.

Incluso, algunos ordenadores de última generación integran un disco duro en estado sólido (SSD) que permite que el inicio del sistema operativo sea increíblemente rápido (en menos de 30 segundos), por lo que también sería una opción inteligente el cambiar el viejo disco duro por uno sólido.

Cuando el sistema operativo va demasiado lento

Puede que tu ordenador no sea especialmente viejo, pero aun así el sistema operativo tarde una infinidad de tiempo en realizar tareas que deberían ser prácticamente inmediatas, como el abrir una carpeta, crear un documento de texto, iniciar el reproductor de música o ver un vídeo.

Si tu ordenador tarda demasiado para ejecutar este tipo de tareas entonces pueden existir una gran cantidad de subprocesos ejecutándose, lo que quiere decir que tanto el procesador como la memoria RAM de tu PC están saturadas.

Lo mejor en estos casos es crear un respaldo de toda tu información personal en una nueva partición y formatear con la ayuda del DVD de instalación de algún sistema operativo la partición en donde se encuentra el sistema inusable.

Cuando no queda espacio disponible en tu disco duro

¿Has llenado tu disco duro sin saber exactamente con qué información? Puedes ser víctima de los archivos residuales de programas instalados o aquellos que alguna vez fueron instalados y desinstalados, pero dejaron información en tu disco.

Esto pasa frecuentemente en ordenadores que ya poseen bastante antigüedad, no les han dado mantenimiento de manera frecuente y es utilizado por personas que no tienen muchos conocimientos sobre cómo usar de manera óptima el ordenador.

Sabrás que no existe suficiente espacio en tu disco cuando comiencen a aparecer insistentes mensajes que te recuerdan el poco espacio disponible que existe, el sistema comenzará a volverse inestable en su funcionamiento, no podrás instalar nuevas aplicaciones ni guardar en él archivos multimedia.

En estos casos, al igual que el anterior, es necesario separar tus archivos personales, como fotos, videos, documentos e instaladores de programas en otra partición e instalar desde cero un nuevo sistema operativo.

Este puede ser el momento perfecto para instalar una nueva versión de tu sistema, que puede tener importantes mejoras de seguridad que nos evitarán el punto que sigue.

En caso de una infección por virus

Los virus o malwares informáticos son creados por programadores que tienen como única meta dañar el correcto funcionamiento de tu ordenador y, si pueden, en el proceso también intentarán robar información personal. Por supuesto, los virus informáticos siempre vienen disfrazados de programas atractivos y reales para las personas que estén interesadas en ellos.

Por ejemplo, algunos virus (o troyanos, como se les conoce) se encuentran “disfrazados” de antivirus, programas gratuitos, canciones o documentos.

Si no tienes muchos conocimientos informáticos, has descargado algunos programas últimamente y de manera paralela tu ordenador ha comenzado a realizar alguna de estas tareas, es momento de sospechar:

  • Las aplicaciones se abren solas tiempo después de haber iniciado el ordenador.
  • Hay instaladas aplicaciones que nunca has instalado voluntariamente.
  • Aparece publicidad (muchas veces pornográfica) de vez en cuando.
  • Existe una gran lentitud a la hora de realizar cualquier actividad.
  • Las páginas web de los principales antivirus están bloqueadas en tu navegador.
  • Al inicio del sistema ves que se inician aplicaciones de manera “discreta” (en la parte baja y derecha del escritorio, entre otros lugares).

Si experimentas al menos tres de estos escenarios es preciso instalar un antivirus, analizar y eliminar los que encuentren para después realizar un respaldo de tus archivos personales que no quieras perder. Posteriormente se formatearía la partición en donde se encuentra el sistema infectado.

Es importante que sepas que algunos virus pueden infectar incluso archivos del sistema.

Estos tipos de virus son especialmente difíciles de eliminar ya que terminan volviendo tiempo después de que el antivirus los “elimino”, pero lo peor es que si el antivirus los elimina satisfactoriamente también habrá eliminado un archivo vital del sistema operativo, generando inestabilidad o la imposibilidad de que el sistema inicie.

¿Cada cuánto tiempo es recomendable formatear un ordenador?
Si tu sistema operativo cuenta con un antivirus instalado de fábrica y cuentas con conexión a Internet para actualizarlo de manera frecuente y, además cuentas con alguna utilidad para eliminar archivos residuales innecesarios y se activa cada cierto tiempo entonces no tendrías por qué pensar en formatear el sistema operativo.

Pero si no cuentas con buena experiencia en el terreno informático sería una excelente idea que lleves a formatear tu ordenador cada 6 meses. Los técnicos seguro te ofrecerán un plan completo de limpieza interna y formateo del sistema, propuesta que deberías tomar ya que la lentitud también puede venir por un mantenimiento interno deficiente.

Compártelo!